Comunidad Plan A

6 Consejos para ser un buen profesor particular

Ser profesor particular puede llegar ser un dolor de cabeza, si no se aprende a administrar bien el tiempo o no se establece una metodología de trabajo. Dar clases particulares es un trabajo como cualquier otro e igual de importante. Sin embargo, se debe ser igual de exigente y disciplinado para lograr ser eficiente y buen profesor. Muchos problemas que se presentan están relacionados a los horarios, lugares para dar la clase, honorarios por hora o el tipo de estudiantes a enseñar. Todas son variables que se tienen que tomar en cuenta antes de ofrecer un servicio de clases particulares, por lo que acá podrás encontrar 6 Consejos para ser un buen profesor particular y no morir en el intento.

1.- Ubica tu público objetivo

Enseñar varía mucho al tomar en cuenta la edad y el grado de instrucción del estudiante. No es lo mismo dar clases a un niño de 3er grado que a un jóven universitario. Son públicos distintos y cuentan con necesidades distintas. Las metodologías a utilizar no pueden ser las mismas y se debe tener mucho cuidado en las herramientas pedagógicas que se deben utilizar para ello. Ubica al tipo de cliente con el cual te sientas más cómodo al momento de enseñar. Esto te permitirá enfocarte en aplicar las mismas estrategias pedagógicas y las mismas metodologías, sin tener que variar mucho tu trabajo constantemente.

2.- Respeta tus horarios

Establecer un horario de trabajo te permitirá cumplir correctamente con el mismo. Por lo general, muchos profesores particulares no realizan esta acción como su labor profesional principal, exceptuando algunos casos. Es por ello, que es importante no dejar de lado otras labores que puedas tener. Ubicar horarios fijos para dar clases y respetarlos, será importante para que tu desempeño no se vea perjudicado por la desorganización.

3.- Ponle precio a tu trabajo

En muchas ocasiones no se sabe cuánto cobrar por dar clases particulares. En este apartado, es recomendable fijar un precio al servicio tan importante que estás ofreciendo. Ya sea por horas (de 45 o 60 min c/u), sea por contenido, o sea por períodos de tiempo (semanal, cada 15 días o mensualmente), es importante mantener unas tarifas acordes al tiempo que inviertes y el contenido que enseñas. Esto puede variar por estudiante, por contenido, e incluso por cantidad de tiempo. Asegúrate de que el trabajo sea retribuido de manera justa.

4.- Establece pasos a seguir

Es importante que antes de dar un servicio de clases, te informes bien acerca del cliente y lo que necesita. Para ello, comienza por conocer su nivel de instrucción, cuáles son sus necesidades académicas, sus intereses o hobbies, o su experiencia previa. Esto te permitirá saber qué metodología de enseñanza aplicar y cómo abordar al cliente. También, te ayudará a establecer tarifas, horarios y lugares para ofrecer el servicio.

5.- Realiza una prueba diagnóstica inicial

Medir el nivel educativo del estudiante es vital para conocer las fortalezas y deficiencias del mismo, permitiendo ubicar las estrategias y metodologías adecuadas a aplicar, así como la cantidad de tiempo a invertir. Esto permitirá ahorrar muchísimo tiempo que puede perderse en algunas primeras clases y focalizar esfuerzos.

6.- Evaluación continua

Mantener una revisión constante durante cada cierto tiempo, ayudará a visualizar los avances que se irán obteniendo a medida que avanza el proceso de aprendizaje. También, sirve como medida de motivación al estudiante, manteniendo un enfoque hacia el contenido y evitando que el interés se pierda al no observar cambios significativos en el corto plazo.

Las clases particulares son de mucha ayuda para una gran cantidad de personas en el mundo. En Plan A queremos vincular esa bonita acción de enseñar con el Impacto Social que somos capaces de generar. Visita nuestra página web aquí y entérate de cómo puedes formar parte de este proyecto.

Síguenos en @clasesplana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *